¿Quiénes somos?

Nuestra historia se remonta a hace 60 años, cuando mi abuelo Hugo inició nuestro legado. Él viajaba por el país realizando ventas mayoristas y compartía su pasión por la joyería con la familia. Con el tiempo, su hija Alejandra continuó con las ventas, pero de manera local y minorista. Fue entonces, cuando yo, Ayelén, a mis 20 años, decidí unificar ambas modalidades, ofreciendo tanto ventas mayoristas como minoristas en el ámbito online, hasta llegar a donde estamos hoy.

El nombre «ATIKA» tiene un significado muy especial para mí. Fue una de las primeras palabras de mi hijo Santi cuando era pequeño, la repetía una y otra vez. Junto con su madrina Jesi, quien hoy forma parte del equipo, decidimos que sería el nombre del emprendimiento, desde noviembre de 2014.

En Atika, no solo vendemos joyas, sino que contamos historias, celebramos momentos especiales y creamos vínculos que perduran toda la vida. Cada joya que seleccionamos está impregnada de amor, dedicación y calidad.

¡Gracias por ser parte de nuestra historia!

×